jueves, 19 de marzo de 2009


LA MUJER CON EL PELO MÁS LARGO DEL MUNDO
Petri descubrió bien pequeñita que no era una niña normal, la primera vez que la cortaron el pelo “un poco las puntas, dijo la abuela, que lo tiene muy desarreglado” con el primer tijeretazo se oyeron los gritos de la niña. En la punta de cada pelo cortado había una diminuta gotita de sangre. El pelo de Petri no se endurece cuando empieza a crecer, si no que sigue tierno y vivo, por lo que tampoco se desprende. Cuando se lo hacen trenzas o coletas, el pelo se desata. Tiene que tener mucho cuidado de no tropezarse al andar, cuando se lo pisa, se hace daño. “El pelo de Petri tiene vida propia, dice todo el mundo” y la tienen miedo, como no.
Los pajaritos anidan en su cabeza y la cantan, cuando no viene nadie de visita.

No hay comentarios: