viernes, 3 de abril de 2009

Cuando Martina era pequeñita pidió unos zapatos para bailar flamenco a sus padres como regalo de cumpleaños, pero como no había sido muy buena en el colegio, ni hacía sus tareas en casa, no se los regalaron, así es que se fue al pinar y le pidió al hada Zaraguja que haría cualquier cosa por unos zapatos de lunares con tacón, el hada decidió hacerle el favor, pero como es un poco traviesa, preparó un hechizo que hacía bailar y bailar sin parar a Martina en cuanto se los ponía, así es que, muy lista la niña se les cambió a Macarena por los suyos, pues buena era ella, “a mi con hechizos, Zaraguja, jajaja”

No hay comentarios: