viernes, 3 de abril de 2009

Teodora empieza a cantar y todo el mundo guarda silencio, sólo sabe canciones tristes, las más tristes del mundo.
Cuando ella canta todos lloran de melancolía y los lagos crecen, los ríos se desbordan y el mar se vuelve más salado.
El caso es que Teodora no se siente especialmente nostálgica, aburrida o amargada, pero da igual la canción que intente cantar, al salir por su garganta se transforma inevitablemente.
Pero eso cambia cuando Ramón anda cerca…


No hay comentarios: