miércoles, 13 de mayo de 2009




Y la cantidad de fantasmas que habrá besado bulgarcita pensando que eran sapos, es que en un principio, a primera vista es fácil confundirse, caramba, la misma mirada, el mismo colorcillo. pero seguirá buscando. paciencia infinita (salvo cuando se revuelven los cotidianos, sale el del interior, está sin fuerzas por los vampiros, el monstruo de debajo de la cama vuelve a dar guerra o viene otro fantasma mayor a estropearlo todo)
quien quiere príncipes habiendo sapos tan monos.

No hay comentarios: