jueves, 13 de agosto de 2009

trapecista






































Desde aquí todo se ve extraordinariamente pequeño, como en un columpio colgado del cielo, ay, arriba, arriba.


Por aquí viene mi amigo, sube por el borde de su trapecio y se instala enfrente, lejísimos, como siempre: “adelante, date impulso y salta”


Dudo, respiro hondo, me balanceo, sudo, maldita inseguridad, me muero de miedo…….una vuelta, dos y zas!






Me recoge






Este número me desespera…

No hay comentarios: