viernes, 14 de agosto de 2009

FORZUDO

   

Siempre fui el más fuerte de todos.




Como hidratos hasta hartar para mantener esta energía. La concentración y la respiración son lo más importante. Practico sin parar…

1,2,3, ale hop! 1000 kg., 2000, “puedes con eso y con más, hijo”, “sí, madre”

(y vienes tú, sonríes, podría levantar un planeta a cada lado del palo de una escoba como si fuera un chupachús con dos caramelos…) (y no vienes, o no sonríes y caen dos motas de polvo, aplastándome. Chof…)

Cómo pesan los miedos.












No hay comentarios: