lunes, 30 de noviembre de 2009


En Lisboa me contaron que la guitarra portuguesa no existe, que es guitarra a secas y tiene forma de corazón y canta, llorona, a esas sensaciones extraña añoranza por la falta de algo que no se va a tener nunca y que no se sabe ni que es.
La otra es guitarra española.

No hay comentarios: