jueves, 1 de abril de 2010


Quise ser tan alta como la luna, por ver qué se sentía, harta de tenerte en un pedestal, y ahora, con lo que te quiero, no alcanzo a besarte, pequeño mío.

No hay comentarios: