jueves, 17 de junio de 2010


Un tiempo después seguimos manteniendo un equilibrio inestable. Les alimento con la mejor comida que encuentro, y las mejores palabras, pero, como no paro de tropezarme, no ganan para sustos, ni yo.

No hay comentarios: