jueves, 1 de diciembre de 2011

como en una burbuja



cuando se pone a leer da igual lo que pase a su alrededor, su abstracción es total, no se entera de nada, da igual que hagas ruido,  pasees con el último negligé primorosamente bordado o pongas el radiocasette a todo volumen. increíble.

estará sordo?







érase una vez… y cada día se inventa un cuentito para dormir apaciblemente, para no dejarse llevar por la realidad, que mina las ilusiones y moja las alas para no poder salir volando .  

No hay comentarios: