domingo, 24 de febrero de 2013

acontracorriente

rema, rema! me digo a mi mismo cuando veo que me arrastra la corriente, me siento a veces como un galeote solitario tirando yo sólo de un barco enorme (y si lo siento es que es verdad…)

pero si no me esfuerzo me parece que mi barco se va a ir río abajo a los rápidos incontrolables, a las cataratas altísimas que rugen como volcanes…

y sigo remando, algunos días no me cuesta mucho, tengo unos bíceps que ya quisieran muchos de los gimnasios
 


No hay comentarios: