domingo, 12 de enero de 2014

amores que matan


quien bien te quiere te hará llorar. ya, ya, maldita sea que tenga que ser así.
 así es que el pobre corazón está llenito de cicatrices pequeñas, grandes, cauterizadas unas, cerradas en falso otras, hay que aprender a curarse desde pequeño, mercromina, yodo, aceite de hipérico, aloe vera… 
yo aprendí pronto que contarme historias tranquilizadoras antes de dormir también tenía efecto cicatrizante, ayudaban a descansar y a mirar al día siguiente a los ojos...
muerte a los amores que matan
… y que lloren los sauces

No hay comentarios: