domingo, 12 de enero de 2014

boquitas y bocazas




 

 
por la boca muere el pez, traído del lenguaje marinero.
 hay que tener cuidadito con lo que se dice y con lo que no se dice, demasiado cuidado, creo yo, para no meter la pata nunca. Yo diría más bien el que tiene boca se equivoca y, total, la sangre nunca llega al río... además cada uno se acuerda de lo que quiere su cerebro (de verdá, no se hace a propósito, nos hacemos unas formas ideales de la realidad para almacenar, o eso dicen los expertos…) en fin, que menos mal que cuando una puerta se cierra otra se abre que si no, no tendría amigos


No hay comentarios: