lunes, 17 de marzo de 2014

caperucita



caperucita pasó mucho tiempo trastornada después de lo del lobo, un lobo tan guapo, tan joven, juró que no volvería a hacer caso a su familia, bueno, al menos de momento, que aprendieran, no se puede tratar así a alguien sólo por ser diferente, así, sin conocerle de nada, hacer caso de cotilleos y malentendidos, un lobo bueno, tan correcto, tan cariñoso... malditas normas sociales, maldito pueblo donde lo formal es más importante...
cuando pasó su luto, se fue a la ciudad, allí conoció lobos con piel de cordero, lobeznos de garras afiladas, lobitos perdidos escapados del bosque, como ella... y otros muchos bichos no tan amigables.

allí confirmó lo que ella intuía, que las apariencias engañan, que es mejor acercarse poco a poco, como el zorro del principito, así despacio, con cautela, pero sin prejuicios.

No hay comentarios: