viernes, 10 de febrero de 2017

caperucita y su lobo



la niña llevaba al lobo atado con una correa, como si fuera un perro, el lobito y ella se conocían de toda la vida y la niña sabía que el lobo era bueno, buenísimo y que iría detrás de ella aunque no lo llevara amarrado, pero… la gente no lo sabía.
así es que para evitar problemas con los guardabosques, cazadores y adultos, en general, iba con su amiguito de esta manera.
se lo había explicado y a él le parecía bien.

no hay como encontrar un amigo que te entienda, pensaba la niña

No hay comentarios: