lunes, 18 de mayo de 2009

los fantasmas de bulgarcita

con esta serie decidí que todas las colecciones tendrían historias, así sea.

en el callejón de Ricote, c. peña de Francia, valladolid. un donde además de hacer exposiciones, dan vinos y tapas riquísimos. y ponen buena música.








el tamaño de los fantasmas








hay monstruos y fantasmas grandes y pequeños. Por eso no hay que preocuparse demasiado, lo que hoy parece un problema gordísimo mañana desaparece, porque… llega otro!! nuevo, reluciente, mucho más gordo… con los fantasmas pasa lo mismo, bulgarcita se acostumbra a los de siempre y se marea con los nuevos, como todo el mundo. Pero ya ha aprendido que es mejor no encariñarse con los nuevos, enseguida viene otro más terrible y poderoso para convertir al anterior en un fantasmilla de nada…






El vampiro, amigo inseparable de años, cambia de forma y se adapta a los tiempos, puede ser chico, chica, conocido, amigo, amante… se alimenta principalmente de energía, requiere muchísima atención, tanta que a veces deja a bulgarcita como sin alma, agotada.
actualmente tiene una forma interesante… aparentemente inofensiva, pero reconocible, claro



el monstruo de dientes afilados que vive en el interior de bulgarcita sale de vez en cuando. a dar una vuelta. por ver qué se está perdiendo… sale por los ojos y la pobre lo ve todo negro, por las orejas y no oye más que cosas desagradables, por la boca y dice todo eso que luego hace daño… o por la barriga produciendo una acidez insoportable






el monstruo que se come las ilusiones. de los más peligrosos de los que actualmente viven con bulgarcita. Hay que tener muchísimo cuidado con él, es pariente del monstruo de dientes afilados, aparece a poquito que se le llame y echarle suele ser complicado. Se alimenta de desilusiones, amores fallidos, proyectos inacabados… traga traga y engorda hasta que no puede moverse y se queda a vivir para siempre en el plexo solar de la gente, donde los antiguos localizaban el alma. hay que someterle a un régimen rigurosísimo, porque si crece demasiado produce unos efectos parecidos a los de medusina, paralizantes…
















Noche tras noche, bulgarcita se despertaba muerta de miedo a las 5 de la madrugada. Paralizada por terror, no era capaz ni de dar la luz, convencida de que si sacaba la mano de entre las sábanas, se la arrancaría de un bocado el monstruo que vive debajo de su cama.
un día harta ya, del cansancio, de no dormir bien y del miedo, decidió hace frente al bicho. Buscó por Internet una máquina ideal, una ganga, teniendo en cuenta que era del Nomundo. por un módico precio tendría el monstruo en un bote, si quería, si no, podría desintegrarlo. Sólo había que atreverse a ponerlo en marcha…
se ve que el monstruo vio decidida del todo a bulgarcita porque, desde ese día no la despierta, y eso que sólo le enseñó el dibujo de la alfombra que se iba a hacer con su piel en caso de que le pillara.
y se ve que se va haciendo viejo él también, se le cae el pelo muchísimo…
la máquina la tiene guardada en el trastero, por si alguien la necesita.






Interesantísimo este monstruo. es un pariente lejano de la famosísima medusa, y como ella, deja paralizado a quien le mira a los ojos, muy fácil, porque tiene voz hermosa, como de sirena y sus pelitos llaman muchísimo la atención. lo mejor es hacer como si no está, bueno, en realidad eso es mejor hacerlo con todos los fantasmas, como le digo a bulgarcita casi todos los días, aunque ella se olvida de vez en cuando y se queda como boba durante días y días esperando a que el viento la empuje para otro lado o que venga un moderno perseo a librarla del problema.

Bulgarcita sale de paseo, aventurera, por si pasa algo, nunca se sabe. vestido nuevo, perfume de fiesta… y nunca, nunca olvida llevarse a sus fantasmas de diario, los que ya conoce bien, son tan familiares que prácticamente ni asustan ni nada. a veces incluso se olvida completamente de ellos, por eso decidió atarlos como globos, que no se vayan del todo, pero que estén un poco lejos.

miércoles, 13 de mayo de 2009


Fantasmitas. Hay fantasmas baby que viven con bulgarcita desde pequeños (pequeños ellos, pequeña ella) son cariñosos, comodones, no dan muchos problemas, no incomodan demasiado, algunos se convierten en cotidianos de mayores otros se largan para no volver, los fantasmas si no se hacen caso desaparecen, no les gusta pasar desapercibidos…











Y la cantidad de fantasmas que habrá besado bulgarcita pensando que eran sapos, es que en un principio, a primera vista es fácil confundirse, caramba, la misma mirada, el mismo colorcillo. pero seguirá buscando. paciencia infinita (salvo cuando se revuelven los cotidianos, sale el del interior, está sin fuerzas por los vampiros, el monstruo de debajo de la cama vuelve a dar guerra o viene otro fantasma mayor a estropearlo todo)
quien quiere príncipes habiendo sapos tan monos.

los amigos de bulgarcita también tienen fantasmas. eso hace la vida un poquito más complicada, porque aunque bulgarcita ha llegado a llevarse bien con los propios, desconfía muy mucho de los ajenos, que no traen más que desgracias e incomodidad. además no entiende su idioma. es por ello que algunos de los fantasmas de bulgarcita antes eran amigos de esos. otros no. otros se han quedado con fantasmas y todo. amigos valientes fantasmas pesados (perdón, perseverantes)

el origen de todo