jueves, 8 de diciembre de 2011

sirena leona

que lee todo lo que cae en sus manos que tiene que ver con la tierra seca. imagina que allí sería más feliz, no como aquí, bajo el agua, que parece que los días son eternos y no hay nada que hacer salvo soñar con nadar a tierra firme y conseguir más libros que tengan que ver con el mar

leona voladora



a veces, para viajar, no hace falta ni vehículo ni billete…

leona en la cama


hace años que me espera paciente. llegue pronto o llegue tarde me provoca placeres insospechados, aventuras extraordinarias. nunca conocí compañero mejor


león en la cama

todo está escrito ya -dice mitad maravillado, mitad tristísimo  -todo. la belleza más absoluta, las atrocidades más descomunales, los sentimientos más puros y los más retorcidos... todo está descrito detalladamente en la literatura. de algún modo se repite una y otra vez… ¡lo mismo!... no me lo puedo creer.
y sigue leyendo sin parar.                                                            

martes, 6 de diciembre de 2011

leona en las nubes


siempre un poco en las nubes, sobrevolando las dificultades casi sin darse cuenta, dejando que el viento la lleve de un lado para otro. da igual donde ir mientras haya biblioteca. se trata, dicen, de un pariente evolucionado y etéreo de los ratones que viven en estos sitios.


leona en la luna


niña, que estas en la luna, cierra el libro de una vez que tienes que hacer los deberes. ay esta niña, no sé qué hacer con ella, siempre a lo suyo, con la imaginación no se come,  a ver si cambia pronto y se pone a hacer algo de provecho, que si no…en fin, me voy a ver la telenovela…


el rey de la hamaca


me dijo un conocido que había tenido vacaciones “no he hecho nada-afirmó orgulloso-me he quedado en casa y he aprovechado para leer sentado en la terraza…”

y fíjate, yo, que no tengo nunca vacaciones y me siento un rato cada día a hacer eso mismo…

leona de pinares

aquí, desde luego, este si que es otro mundo. perdida entre los pinares, con este entre las manos, sin móvil ni nada, no me acuerdo ni de ti. milagro.




domingo, 4 de diciembre de 2011

león en la bañera


a los leones de esta especie les gusta leer cuentos tristes e inventarlos.


hace años que decidió que el mejor sitio para estos menesteres es la bañera, así puede uno explayarse sin temor a ponerlo todo perdidito de agua salada y que el mejor sitio para tener una cita amorosa es debajo de un sauce, que llore él si es que hay que hacerlo.

león de sofá



delicioso animalito que prefiere mil veces mil tumbarse en el sofá a leer un buen libro (o regular) antes que salir a dar una vuelta por ahí. cansado de escuchar lo mismo una y otra vez, de hablar del frío que hace, de la dichosa crisis del demonio, de la falta de ilusiones de la gente, de los corazones congelados.

en su sillón se ve la vida de color de rosa.

a veces sus amigos vienen a verlo y les lee preciosos cuentos cortos, para no entretenerlos demasiado y que se queden con ganas de más.

león forzudo

efectivamente, soy de esos. mantengo fuerte el cuerpo y el espíritu, o los músculos y el sentido común (como dice mi amiga Angélica)


jueves, 1 de diciembre de 2011

como en una burbuja



cuando se pone a leer da igual lo que pase a su alrededor, su abstracción es total, no se entera de nada, da igual que hagas ruido,  pasees con el último negligé primorosamente bordado o pongas el radiocasette a todo volumen. increíble.

estará sordo?







érase una vez… y cada día se inventa un cuentito para dormir apaciblemente, para no dejarse llevar por la realidad, que mina las ilusiones y moja las alas para no poder salir volando .