miércoles, 25 de abril de 2012


La sensación de velocidad me tiene un poco asustada. Los días pasan haciendo el ruido de los bólidos de carreras iuuuuuuuuummmmmmmmmmmm…
así es que busqué compañía. Para hacer tiempo. La manera más sencilla que conozco de parar el tiempo es besarse con alguien. Los minutos paran suspendidos, brillantes, cuando los labios se juntan. Si cierras los ojos puedes ver estrellitas multicolor flotando alrededor, minutos ingrávidos. …
Y llevé al príncipe a casa y lo desnudé despacito que no se asuste, nos besamos hasta que el tiempo paró del todo y nos dormimos…
Todo normal, hermoso…
Pero, oh maldición!, siempre se me olvida que cuando yo nací, vinieron las hadas de los pinares a colmarme de venturas invitadas por mi madre, pero se olvidó de una, el hada Zaraguja, que, ofendida, me concedió un don: “ coserá y tuneará, aún sin darse cuenta, todo lo que pase por sus manos”
Y así es como me levanté dormida y transformé todo lo que mi príncipe llevaba puesto por la noche pantalón, camisa, chaqueta y sombrero.
Y cuando el tipo se levantó y vio el cosidodesaguisado montó en cólera y salió dando un portazo.
Da lo mismo. Ya lo vi otras veces…

 Zaraguja se muere de risas, por los pinares . y yo manejo como puedo el don

de esto hace mucho ya



Luego hice varios patrones que no valieron para nada, o no para lo que yo quería, hilvané planes sin fin y di algunas puntadas sin hilo hasta que por fin me decidí a abrir el taller al público

Y eso es lo que os quería contar…


2 comentarios:

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Que me alegro mucho....

Anónimo dijo...

Qué bonitas cosas escribes en el blog.... emprendedora, guapa!!

Bso*

Marta